Virtualización

Si estás buscando optimizar y aprovechar tus recursos mediante la reducción de costes y con un control centralizado de tu infraestructura, la virtualización es la solución.

La virtualización es un proceso mediante el cual se crea una versión virtual, en lugar de una física, de un ordenador, un sistema operativo, un dispositivo de almacenamiento de información o de aplicaciones. Esto permite utilizar el software para simular la existencia del hardware y crear un sistema informático virtual. Así, las empresas pueden ejecutar más de un sistema virtual, múltiples sistemas operativos o aplicaciones en un único servidor. Gracias a ello conseguimos incrementar de manera sustancial la eficiencia.

¿Cuáles son los beneficios?

Seguridad
Cada máquina tiene un acceso privilegiado (root o administrador) independiente. Por tanto, un ataque de seguridad en una máquina virtual sólo afectará a esa máquina.

Ahorro de energía
Con el consumo de un solo equipo podemos gestionar varias máquinas virtuales.

División
Se pueden ejecutar múltiples aplicaciones y sistemas operativos en un mismo sistema físico.
Los servidores se pueden consolidar en máquinas virtuales con una arquitectura de escalabilidad vertical (scale-up) u horizontal (scale-out).

Aislamiento
Las máquinas virtuales están completamente aisladas entre sí y de la máquina host por lo que si existen fallos en una máquina virtual, las demás no se ven afectadas.
Los datos no se filtran a través de las máquinas virtuales y las aplicaciones sólo se pueden comunicar a través de conexiones de red configuradas.

Encapsulación y portabilidad
El entorno completo de la máquina virtual se guarda en un solo archivo, fácil de mover, copiar y resguardar.